Año del buen servicio al ciudadano

La SBS y la Inclusión Financiera

 

La inclusión financiera contribuye al desarrollo de un sistema financiero estable e íntegro, a través de diversos mecanismos. Por ejemplo, la mayor participación de la población en el sistema financiero genera una base de depósitos sostenida y reduce la dependencia de mercados financieros internacionales. Otro aspecto es el hecho que inclusión financiera reduce la informalidad, uno de los desafíos para la integridad financiera. Además, incluir responsablemente a las personas permitirá que puedan gozar de los beneficios de emplear productos y servicios financieros a lo largo de su vida.

Es importante señalar que el proceso de inclusión financiera debe desarrollarse de manera responsable,  en un contexto en el cual el sistema financiero sea estable e íntegro, contando con marcos de regulación  y supervisión adecuados. En esta línea, el Fondo Monetario Internacional (FMI, 2015, Financial Inclusion: Can It Meer Multiple Macroeconomic Goals?) indica que un sistema de regulación y supervisión de alta calidad es fundamental para lograr una mayor inclusión financiera con estabilidad en el sistema financiero.

Por estas razones, la inclusión financiera es de gran interés de la Superintendencia y el rol que nos corresponde es facilitar un proceso de inclusión financiera responsable, buscado el equilibrio entre inclusión, estabilidad, integridad y protección financiera. Una regulación muy estricta puede afectar la capacidad de las instituciones financieras para innovar y ser capaces de incluir a los diversos segmentos de la población, siendo particularmente perjudicadas las poblaciones más vulnerables como las de menores ingresos o las que viven en zonas de baja densidad poblacional. Por el contrario, una regulación laxa podría afectar la estabilidad del sistema, lo cual revertiría los logros alcanzados y perjudicaría a la economía del país.

En consecuencia, es indiscutible que sin estabilidad la inclusión financiera es insostenible. En términos globales, el gran desafío para el regulador es crear los incentivos para que los proveedores financieros sean estables e incluyan financieramente a la población de manera responsable, con una conducta de mercado adecuada y diseño de productos pensados en función a las necesidades de las personas.

En esta línea, la Superintendencia está comprometida con facilitar el proceso de inclusión financiera en el país. Por ello, tiene como misión proteger los intereses del público, cautelando por la estabilidad, solvencia y transparencia de los Sistemas Financiero, Asegurador y Previsional, así como fomentar una mayor inclusión financiera y contribuir con el sistema de prevención y detección del lavado de activos y del financiamiento del terrorismo. Asimismo, desde el año 1997, ha venido implementando diversas acciones para desarrollar un marco regulatorio adecuado para la inclusión financiera en el marco la estabilidad del sistema financiero, buscando a la vez, generar equilibrio entre los objetivos de inclusión, solidez, protección al consumidor financiero e integridad financiera.