Tal como hemos visto, el valor de un instrumento de deuda depende de la tasa de interés utilizada para descontar sus flujos de caja. De acuerdo a la fórmula de valorización, el factor de riesgo relevante del valor de estos instrumentos es la tasa de interés.

Una forma de medir el riesgo de tasa de interés en este tipo de instrumentos es calculando su sensibilidad con respecto a esta variable, utilizando el concepto de la duración. La duración mide la variación porcentual del precio ante un cambio de una unidad porcentual en la tasa de interés. Para el caso de la duración modificada, este indicador resulta de dividir el valor absoluto de la primera derivada de la función precio con el precio del instrumento.

Para los datos del bono anterior, este procedimiento se realiza de la siguiente manera:

 

En el caso de la duración de Macaulay, se procede de la misma manera  pero  sin  tomar en cuenta el factor  inicial de        1/(1+0.08). Si se sigue este procedimiento, la duración de Macaulay también se podría entender como la vida promedio del bono.

 

Ambos tipos de duración miden el riesgo de tasa de interés del bono y a mayor duración se tiene mayor riesgo para este tipo de instrumentos.