El valor o precio de un instrumento de deuda proviene básicamente de los montos de flujos futuros que se van a recibir como pago de la deuda generada hoy. Sin embargo, sabemos que recibir un sol hoy no es lo mismo que tener un sol dentro de un año (recibir un sol hoy tiene más valor que recibirlo dentro de un año), razón por la cual los flujos futuros deben ser ajustados a valor presente para hallar el precio del instrumento en este momento.

Para visualizar esto tomemos como ejemplo el caso de un bono con cupones:

Bajo estas condiciones el flujo de pagos que recibirá el dueño del bono será:

Para obtener el valor (precio) del bono debemos ajustar a valor presente todos los flujos, para esto utilizamos la tasa de descuento (esta tasa representa el costo de oportunidad para el inversionista o visto de otra manera la rentabilidad que el inversionista desea obtener). Esto se hace de la siguiente forma:

 

Este procedimiento se efectúa con la siguiente fórmula:


Se debe notar, que el precio del bono se ve afectado por la tasa de descuento que se utilice en el cálculo, así para este bono el precio de S/. 798.70 se obtiene sólo con una tasa de descuento de 8%. Nótese que hablar de la tasa de descuento no es lo mismo que hablar de tasa cupón, en la medida que la tasa cupón es el interés periódico “pagado” por el bono y se define en la emisión, mientras que la tasa de descuento está asociada al riesgo del instrumento y es fijada por la oferta y demanda del valor durante su vida de acuerdo al rendimiento que se desee hasta su vencimiento.